The ultimate hadmade detail with your logo or inscription

El papel del chocolate en la civilización maya

A los mayas les encantaba el chocolate, pero no de la forma en que hoy nos gusta darnos un capricho con un buen trozo de chocolate negro después de la cena. Para ellos el chocolate era sagrado, una parte crucial de su identidad y tenía un valor económico significativo. Los mayas le daban especial importancia al chocolate, tanto en el sentido espiritual como en el material.

Historia temprana del chocolate

Sin lugar a dudas, el chocolate es un elemento importante de la cultura alimentaria globalizada de hoy en día. Realmente no podemos imaginar la Pascua o la Navidad sin chocolate, ni nuestra cocina sin los dulces más populares, como un brownie o un “pain au chocolate”. Sin embargo, el chocolate era desconocido en Europa hasta el siglo XVI. A medida que los colonos españoles trajeron los granos de cacao a Europa desde la región mesoamericana, el chocolate comenzó su viaje para convertirse en nuestro pecado de gula favorito. Según los arqueólogos, los granos de cacao formaban parte de la dieta de los mayas desde 1900 a. C. y se empezaron a cultivar alrededor de 1600 a. C. A pesar de que Mesoamérica sea comúnmente considerada la cuna del chocolate, los descubrimientos más recientes sugieren que los granos de cacao en realidad llegaron en el área a través del comercio desde Sudamérica. Hay evidencias de que algunas civilizaciones en América del Sur ya utilizaban el cacao desde hace 5300 años.

Los mayas no consumían el cacao como un postre dulce y lechoso como lo hacemos nosotros. En su lugar, hacían con los granos un líquido amargo y denso, que era estimulante y refrescante en lugar de relajante como el chocolate caliente de hoy en día. Molían los granos de cacao pelados, los mezclaban con la harina de maíz, chile y algunas veces canela y luego los disolvían en agua caliente.

Maya temple

El templo en la ciudad de Myan de Chichen-itza (Foto: stockvault.net)

La espiritualidad de beber chocolate caliente

Para los mesoamericanos, el cacao era un alimento celestial, regalado por un dios plumoso, parecido a una serpiente, llamado Kukulkan en la mitología maya y Quetzalcóatl en la azteca.

"Cuando tenían que comunicarse con sus dioses relacionados con la naturaleza, la lluvia y la fertilidad de la tierra, estoy seguro de que estaban sacando y bebiendo (cacao)". (www.smithsonianmag.com, Joel Palka, antropólogo, Universidad de Illinois)

Como el chocolate era un signo de alto rango, bebían el líquido amargo y marrón en ocasiones especiales como los ritos de iniciación, el final del calendario maya y las bodas. Beber chocolate caliente tenía un papel especial en las ceremonias de boda como el de sello final de la ceremonia. Como elixir simbólico, el chocolate no solo estaba presente al comienzo de nuevos períodos como iniciaciones y bodas, sino que también tenía una importancia especial en los funerales. Los arqueólogos han encontrado muchas ollas de cacao enterradas con personas, pero se cuestiona si estas ollas se usaran en las ceremonias o simplemente se sepultaran con los cadáveres. A pesar de que el cacao fuese un elemento significativo de la vida sociocultural tanto de los ricos como de los pobres, el chocolate era considerado como un alimento de alto nivel y simbolizaba la riqueza y la nobleza. Según anécdotas, la primera vez que los europeos encontraron chocolate fue en 1519 cuando el rey maya invitó al conquistador Hernán Cortés a visitar la corte de Moctezuma, donde se servía chocolate caliente en tazas doradas.

Chocolate como dinero

El uso de los granos de cacao como moneda muestra claramente que la planta ganó una importancia particular en la sociedad maya. Los mayas nunca usaron monedas; principalmente hacían intercambios comerciales entre sí y con las civilizaciones circundantes. De acuerdo con las situaciones representadas en murales, cerámicas y otros objetos, los mayas comenzaron a usar los granos de cacao como dinero alrededor del 250 a. C al 900 a. C. Por ejemplo, en el período de la conquista española, el precio de un pavo era de 100 granos de cacao. Además, no solo utilizaban los granos de cacao para evaluar el valor de ciertas cosas, sino que también los sustituían con arcilla, que se puede considerar un paso cercano a introducir propiamente el dinero en el sistema económico.

Los mayas consumían mucho cacao, pero la planta no crecía bien en los alrededores de las ciudades mayas. Por lo tanto, era mucho más costoso que otras plantas tradicionales como el maíz y los cactus. Algunos arqueólogos creen que una sequía que limitó drásticamente los suministros de cacao llevó a la caída de la civilización maya.

Para resumir todo esto, la gran admiración de los mayas por el chocolate atribuyó papeles especiales a la “planta de los dioses” por ser una bebida estimulante al centro de diferentes rituales y por su mera función económica de pagar impuestos en jarras de granos cacao. Teniendo en cuenta las funciones del elixir marrón oscuro de los mayas, la importancia cultural de nuestros huevos de Pascua y figuras de Papá Noel de chocolate parece absolutamente trivial.


Referencias>